Tu Lengua te...
logo Tu Lengua
Proyecto para promover el buen
uso del idioma español

Por: Jeniffer Liliam Mendoza Espinosa

Clases de verbos

Los verbos del español se han organizado en diferentes clasificaciones. A continuación veremos algunas de ellas.

Copulativos

Está conformado por los verbos:

‘ser’, ‘estar’ y ‘parecer’

Su función es tan solo conectar el sujeto de la oración con una propiedad o cualidad que lo describe:

 

A) El ministro Ortiz estuvo seguro de sus afirmaciones.

B) El ministro Ortiz es un hombre muy inseguro.

C) El ministro Ortiz parecía seguro de sí mismo.

‘Estar’ se utiliza para expresar una cualidad o un atributo transitorio que adquiere la persona, animal o cosa de que se habla en una circunstancia específica. ‘Ser’ se emplea para indicar un rasgo que identifica permanentemente a un ente (persona, animal o cosa).

Así, aunque en algún momento el ministro Ortiz sostuvo con seguridad sus afirmaciones (A), generalmente se le conoce por ser una persona insegura (B).

Según su transitividad

Observa los siguientes verbos:

¡Tuiteamos! ¡Chateamos! ¡Hablamos!

Cualquiera de ellos podría ser la respuesta a la pregunta “¿qué hacen?”. Este tipo de verbos se denominan intransitivos: sin otra palabra adicional comunican por sí mismos un mensaje.

Observa los siguientes verbos:

Nombramos…
Intercambiamos…
Presentamos…

Esto acontece porque dichos verbos requieren de otra información para que tengan un sentido completo:

Presentamos las obras pictóricas de la nueva exposición artística.
Intercambiamos nuestras opiniones sobre la nueva exposición artística.
Nombramos a los patrocinadores de la nueva exposición artística.
Verbo Complementos directos

A estos verbos se les llama transitivos

Necesitan un complemento directo para que tengan un sentido completo.

¡Cuidado con la a de los complementos directos!

Si el complemento directo es una persona o un animal, este debe ir antecedido por la preposición a:

El pueblo mexicano no olvida a los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa.

De lo contrario, se prescinde de esa preposición:

“Nunca pinto sueños o pesadillas. Pinto mi propia realidad” (Frida Kahlo).

Verbos predicativos

Este grupo es tan amplio como el vocabulario de nuestro idioma; su significado es mucho más concreto y específico que el de ‘ser’, ‘estar’ y ‘parecer’ (Alarcos, 1999, p. 301).

Pronominales

Los verbos pronominales son aquellos que se conjugan con un pronombre personal átono:

me, te, se, le, lo, la, les, los, las, nos, os, se.

¿Puedes descubrir en el siguiente enunciado cuándo el pronombre antecede al verbo y cuándo se une a la palabra verbal?

Antes me quejaba de mi destino. Pero un día me atreví a fugarme de sus cadenas y eso es algo de lo que nunca me arrepentiré.

Dentro de este tipo de verbos, podemos distinguir los conocidos como reflexivos. Estos cumplen una función de espejo, es decir, la acción que realiza el agente recae sobre sí mismo (Grijelmo, 2007, p. 187). Para indicar el carácter reflexivo del verbo, se recurre al pronombre personal correspondiente al del sujeto de la oración:

Y me levanto como a las tres,
y me tomo un buen café,
me fumo un cigarillito con mi guitarra
y me pongo a cantar.
(El Gran Combo de Puerto Rico, 1987)

Defectivos

Los verbos defectivos son aquellos que no se pueden conjugar en todas las personas, los tiempos, modos y aspectos gramaticales de nuestra lengua:

anochecer, diluviar, llover, tronar, ventear, abolir, acaecer, acontecer, acostumbrar, atañer, competer, concernir, empedernir, fallir, podrir, soler, urgir, etc.

Artículos relacionados


Comentarios

Los Comentarios están cerrados.