Tu Lengua te...
logo Tu Lengua
Proyecto para promover el buen
uso del idioma español

Por: Laura Zoar Blanco  Adarve

Enciclopedia

Veamos una palabra que todos hemos empleado en la vida académica; es de origen griego y su estructura se divide en tres partes:

En-

Del prefijo ἐν (en) que significa dentro, entre o simplemente en. Este prefijo se encuentra aún en una gran cantidad de palabras de nuestra lengua. Ej.: endemia, entropía, entusiasmo.

-ciclo-

Proviene de la raíz κύκλος (kyclos) que significa círculo, movimiento circular y todo tipo de objeto con esta característica: esfera, globo, rueda, corona o muralla en torno de una ciudad. Este lexema está presente en palabras como ‘bicicleta’, ‘cíclope’ y ‘ciclorama’.

-pedia

De paideía, y esta a su vez de la raíz παῖς (país) y su variación παιδός (paidós): niño/niña, hijo/hija, presente en el verbo παιδεύω (paidéuo) (educar, enseñar, formar, instruir o reprender a un niño). Este lexema puede identificarse aún en palabras como ‘pedagogía’ y ‘pediatría’.*

*Los cambios de las palabras a lo largo del tiempo  implican la pérdida o adición de sonidos y letras, así como cambios en la posición y el orden de estos, por lo que en muchos casos se observan variaciones entre la forma original de la raíz y su forma actual, así como formas similares que provienen de raíces distintas.

El origen de la palabra enciclopedia

En la Atenas Clásica, la ἐγκύκλιos παιδεία (enkyklios paideia) ‘enseñanza circular o general’ era la educación de los niños en lectura, escritura y aritmética básicas, a partir de los siete años, con el acompañamiento del παιδαγωγós paidagogós (del verbo ago: guiar, conducir, llevar), este término designaba al esclavo que acompañaba al niño a la escuela y se aseguraba de que atendiera las clases, cumpliera con sus deberes y aprendiera buenas maneras para interactuar con el entorno. Con el paso del tiempo, paideía se convirtió en el máximo ideal griego de la educación para la virtud y tenía una estrecha relación con la cultura y el Estado.

Siglo V a. C.

El apogeo y expansión del Imperio Romano y de su lengua, el latín, sucedieron al esplendor de la civilización griega en Europa, asimilando muchos elementos de su idioma y su cultura. Así, la adaptación latina de esta palabra fue encyclopaedia. El filólogo español Antonio Ruiz de Elvira asegura que esta variación era utilizada por algunos autores con el mismo significado que le daban los griegos inicialmente y por otros, con un sentido más cercano a ‘conjunto de todos los saberes’.

Siglos I-III d. C. aprox.

Este mismo término (encyclopaedia) se utilizó para designar aquellas obras que recogían conocimientos sobre varias disciplinas. De esta época data la enciclopedia de Pierre Bayle, titulada Dictionnaire historique et critique.

Renacimiento

En su Diccionario crítico etimológico castellano e hispánico, el filólogo y etimólogo español Joan Corominas cita esta fecha como posible aparición de la forma enciclopedia en castellano.

1580

Durante el Siglo de las Luces, en Francia, cuando la búsqueda de un conocimiento del mundo exclusivamente guiado por la razón dio origen a la Ilustración, movimiento cultural que quiso liberar a la humanidad de los dogmas impuestos por la religión, la Encyclopédie fue el más grande y ambicioso proyecto intelectual y editorial de la época. Esta compilación de 28 volúmenes sobre ciencia, artes, filosofía, política, economía y religión, entre otras, dirigida por Denis Diderot y Jean d’Alembert, quiso reunir todo el conocimiento científico del momento en una sola obra que pudiera llegar a la mayor cantidad de personas, por lo que se tituló L’Encyclopédie ou Dictionnaire raisonné des sciences, des arts et des métiers, par une société de gens de lettres.

Aunque a esta publicación la precedió la Cyclopedia de Ephraim Chambes, en Inglaterra, fue la Encyclopédie la que popularizó este tipo de obras en Occidente desde entonces.

Siglo XVIII

Con el avance de la tecnología y el nacimiento de internet, la alta demanda de contenidos para consulta en la red impulsó el desarrollo de softwares y sitios en línea, en los que los usuarios pudieran encontrar información general sobre casi cualquier tema. Entre las ventajas de este tipo de publicaciones se encuentran la rapidez de consulta, la gran cantidad de información a la que se puede acceder, su complementariedad con contenidos multimedia y diversos sitios en la web, y la creación de comunidades en torno a ellas, ya que algunas tienen contenido abierto que cualquier usuario puede editar.

Siglo XX


Referencias

☛ Connolly P. & Dodge H. (2001) The Ancient City. Life in Classical Athens & Rome. Oxford: Oxford University Press.

☛ Del Moral R. (2009). Historia de las lenguas hispánicas contada para incrédulos. Barcelona: Ediciones B.

☛ Corominas J. y Pascual A. (1980). Diccionario crítico etimológico castellano e hispánico. Madrid: Editorial Gredos S. A.

☛ Jaeger W. (1957). Paideía: los ideales de la cultura griega. México: Fondo de Cultura Económica.

☛ Pabón S. (2002). De Urbina, J. Diccionario Manual Griego. Barcelona: Editorial Vox.

Artículos relacionados


Comentarios

Los Comentarios están cerrados.