Tu Lengua te...
logo Tu Lengua
Proyecto para promover el buen
uso del idioma español

Tu lengua te define

El Juez del Idioma

Acerca de “estado del arte” y otras malas traducciones famosas

Por: Fernando Correa

Ante todo debo agradecer al Juez del Idioma por el gesto de cederme su espacio, que ya se ha convertido en un docto estrado de la lengua donde se dirimen controversias idiomáticas de toda clase, se absuelven las dudas gramaticales más espinosas y se administra justicia en materia de estilística.

Escribo estas líneas con el ánimo de poner en evidencia algunas malas traducciones famosas que han hecho carrera en nuestro idioma, las cuales, a fuerza de repetirse día tras día en el habla corriente, han llegado a parecernos normales. En estos casos, el origen del error sería perfectamente rastreable: algún traductor anónimo que, por precipitación —o peor aún, por ignorancia crasa—, vierte al español una palabra o una expresión extranjera de manera literal, ya sea desde el punto de vista fonético o bien desde el morfológico o sintáctico. No se trata, por supuesto, de someter al escarnio público a nadie; más bien se busca sensibilizar a los traductores acerca de la enorme repercusión de su trabajo en la evolución de una lengua, advertir a los editores sobre la importancia de seleccionar traductores competentes y, en cualquier caso, despertar la conciencia crítica de los lectores con respecto a las traducciones que lleguen a sus manos.

Surrealismo. Esta palabra, al igual que su derivado “surrealista”, se originó en una mala traducción del término francés surréalisme. En esta lengua, efectivamente, el elemento compositivo sur- equivale a nuestros prefijos super-, supra- y sobre-; puesto que en español el vocablo “sur” no existe como afijo, la palabra surrealismo, en principio, está mal formada. Para enmendar el error, la Real Academia Española, con más buena fe que eficacia, propuso los términos superrealismo, suprarrealismo y sobrerrealismo, que casi ningún hispanohablante utiliza pues todos decimos surrealismo y surrealista. En favor de estos últimos vocablos puede decirse que, aparte de su eufonía, no es difícil asociarlos con el prefijo español sub-, que forma palabras muy afines a ellos en el plano semántico, tales como subconsciente y subconsciencia.

Canal de la Mancha. He aquí uno de los topónimos españoles más misteriosos, al menos después de leer El Quijote. En efecto, no se entiende qué relación pueda tener la región natal de don Alonso Quijano, situada en el centro de España, con el angosto paso marítimo ubicado entre Francia e Inglaterra al que los británicos, muy comprensiblemente, llaman The English Channel. Además, el Ingenioso Hidalgo, que se sepa, jamás pisó tierras francesas o inglesas, como no fuera en sus delirantes lecturas de los libros de caballerías…

El misterio se resuelve cuando nos enteramos de que el nombre geográfico “Canal de la Mancha” también se originó en un error de traducción. Este término fue tomado de la palabra francesa manche, que en español no significa ‘mancha’, sino ‘canal’ o ‘brazo de mar’. Sin embargo, este topónimo, aunque fundado en un equívoco, ya está tan arraigado en nuestra lengua que no vale la pena tratar de combatir su uso.

Estado del arte. Esta desafortunada expresión también es producto de una traducción literal e irreflexiva, en este caso del término inglés state of the art. En su lengua original, este nombre significa ‘estado actual’ (de una investigación o de un proyecto, por ejemplo), ‘avance’, ‘lo último’ o ‘lo más moderno’ (en un campo de la ciencia o la tecnología). Si bien la frase goza ya de alguna difusión en los círculos académicos, el ámbito relativamente reducido de estos hace pensar que aún es posible detener su metástasis. Así pues, presento estas consideraciones al Juez del Idioma para que el tribunal que preside le imponga a la locución “estado del arte” la máxima pena posible: su destierro definitivo de nuestra hermosa lengua española.

Extranjerismos relacionados con ocupaciones

¡Pasa el cursor sobre cada extranjerismo para descubrir la palabra española que te recomendamos utilizar en lugar del término foráneo!

Coach
Entrenador, capacitador

Manager
Administrador

Headhunter
Cazatalentos

Comentarios

Los Comentarios están cerrados.