Foro de discusión sobre la carrera docente de la Universidad Central

Menú principal


Foro


Buscar en el foro

Preguntas principales sobre la carrera docente.

Publicado por el 11/11/2014. Categoría:

1. ¿Qué objetivos se persiguen con la Carrera Docente? ¿Cuáles son los principales factores que inciden en la ubicación de una persona en la Carrera Docente?

La Universidad Central reconoce en su personal docente el estamento fundamental para cumplir su misión de ofrecer una educación superior de alta calidad y afianzar una comunidad académica de excelencia. Con base en este principio el Consejo Superior aprobó el Acuerdo N.o 3 del 2013 por medio del cual se adopta el Reglamento Docente de la Universidad, con el fin de alcanzar los siguientes objetivos (artículo 2):

  1. Estimular el desarrollo profesional y humano del personal docente, en concordancia con los fines, los planes y los proyectos institucionales.
  2. Fijar los lineamientos para el desempeño de las funciones del personal docente, así como para el ejercicio de sus derechos y deberes.
  3. Establecer las categorías, los requisitos y los procedimientos para el ingreso, la evaluación y el ascenso en la carrera docente.
  4. Definir los requisitos para el reconocimiento de los méritos académicos y el otorgamiento de distinciones y estímulos al personal docente.
  5. Propiciar la participación del personal docente en la toma de decisiones de la Universidad.
  6. Fijar los principios generales en materia disciplinaria y de propiedad intelectual aplicables al personal docente.

Este acuerdo del Consejo Superior, en su Título III, estipula lo relacionado con la adopción de la Carrera Docente en la Institución. Allí se explican claramente los factores de ingreso, permanencia y ascenso en la Carrera Docente (capítulos II y IV). Estos son:

  1. Formación académica
  2. Experiencia académica y profesional
  3. Producción intelectual
  4. Competencia en el manejo de una segunda lengua
  5. Disponibilidad de vacantes o cupos para cada categoría

En las siguientes preguntas analizaremos cómo se están aplicando los factores dos, tres y cuatro en el fortalecimiento de la comunidad académica de la Universidad Central. La Carrera Docente también define claramente los niveles que se deben alcanzar en cada uno de estos factores, para poder ingresar y ascender en cada una de las cinco categorías de profesores que constituyen dicha carrera. Esta información puede ser consultada en el Acuerdo 3 de 2013, Título III, capítulo II, visible en el siguiente enlace:

 

2. En la Carrera Docente se reconocen y se valoran las actividades de administración o de gestión académica?

La Universidad reconoce claramente la importancia de las actividades de gestión académico-administrativas, como se evidencia en varias partes del Reglamento Docente. En primer lugar, plantea que los docentes de tiempo completo y medio tiempo deben estar en capacidad de desempeñar las funciones de docencia, investigación formativa, extensión y proyección social, así como las actividades de gestión académico-administrativa que le asigne la institución (artículo 8). Es decir, todas estas actividades son parte de las responsabilidades del docente, y el desempeño en ellas será tomado en consideración en la evaluación del profesor. Para asegurar su debido cumplimiento, obviamente se debe asignar el tiempo correspondiente en los planes docentes que se aprueban en cada semestre.

Entre los factores de ingreso y de permanencia en la Carrera Docente se le asigna una gran importancia al factor dos, el cual se refiere a la experiencia académica y profesional del docente (artículo 20 del Acuerdo 3 de 2013). En este contexto se le asigna especial importancia a la experiencia académica que se adquiere a través del ejercicio de las actividades de gestión académico-administrativa, tales como las que corresponden a los cargos de decano, director de programa, secretario académico, coordinador académico, o los grupos de trabajo para la preparación o evaluación de programas académicos, etc. La experiencia que se adquiere en el desempeño de estas funciones es claramente valorada y se le da un peso similar al de las funciones misionales. En este segundo factor se pueden registrar los documentos o productos académicos institucionales que el docente ayuda a preparar en el desempeño de actividades de la gestión académico-administrativa, tales como proyectos pedagógicos de programas de pregrado y posgrado, planes de estudio de dichos programas para fines de su registro calificado, informes de autoevaluación con fines de acreditación de los programas y otros informes que surjan en el desarrollo de estas actividades. Estas, y los productos académicos que en ellas se generan, se toman en consideración en la evaluación periódica del docente, e igualmente inciden en su permanencia y en su ascenso en la Carrera Docente. No obstante, es claro que los productos enmarcados en la gestión académico-administrativa difieren de aquellos que son considerados como asociados al factor 3, Producción intelectual (véanse preguntas 6 y 7).

3. ¿Cuáles son los productos académicos que se reconocen para fines de la Carrera Docente en relación con el factor tres (Producción intelectual)?

Desde agosto del presente año la Coordinación de Investigación elaboró una lista o tipología de productos académicos que la Universidad reconoce para fines de la Carrera Docente. Esta tipología se ha distribuido ampliamente y se ha discutido en diversos foros internos con los profesores de la Universidad. Así mismo, esta tipología es la que reconoce el aplicativo que se diseñó para permitirle al profesor ingresar la información sobre su producción académica en la base de datos de Kactus (Recursos Humanos). Esta tipología cubre productos relacionados con muy diversas categorías, siendo una de las más amplias y flexibles de las universidades colombianas: (a) productos indizables (libros, capítulos de libros, artículos en revistas científicas nacionales o internacionales y premios científicos o académicos); (b) productos registrables o patentes; (c) productos tecnológicos, empresariales y de innovación; (d) productos aplicados a la formación (dirigir tesis o trabajos de grado y tesis de posgrado); (e) creación musical; (f) creación literaria; (g) creación cinematográfica; (h) creación en arte dramático; (i) productos de publicidad y comunicación. En las guías metodológicas que se presentaron en la segunda y tercera columnas del cuadro informativo que se distribuyó para tal fin, se suministró información sobre los datos que se requieren sobre cada producto. Para mayor información, este cuadro se puede consultar en el siguiente enlace:

Este último punto define un aspecto importante. Por ejemplo, para los libros se exige el ISBN del libro y la editorial (debe ser una publicación formal); para los artículos se requiere el título de la revista en la que se publicó el artículo y el ISSN de la revista (puede ser colombiana e inclusive de la propia Universidad, o de otra universidad). De aquí se deriva una conclusión importante: en cumplimiento del Reglamento Docente, la Universidad no reconoce artículos o documentos no publicados. Es decir, no se reconoce lo que se denomina “literatura gris”. En efecto, el Reglamento afirma que los productos asociados al factor de producción intelectual “deben ser verificables mediante evidencias tales como publicaciones en formato impreso o electrónico, registros o certificaciones” (Acuerdo del Consejo Superior 03 de 2013, artículo 21). Este es un criterio sumamente importante, ampliamente aceptado entre las instituciones de educación superior del país. Lo mismo sucede con los grandes sistemas nacionales de información, tales como el SNIES y el ScientiCol (CvLac).

Pero como se puede observar, la tipología de la Universidad es bastante amplia y flexible, ya que no solo reconoce productos de investigación y de generación de nuevo conocimiento, sino que reconoce publicaciones relacionadas con textos de docencia, con la descripción de productos tecnológicos y empresariales, o con el análisis de experiencias de extensión y de proyección en la sociedad. Adicionalmente, reconoce una amplia gama de productos relacionados con la creación artística y cultural en sus diversas dimensiones. Por lo tanto, se trata de una de las tipologías de productos académicos más amplias en el sistema universitario colombiano. Algunas universidades han optado por restringir los productos académicos a aquellos relacionados con la investigación y la generación de nuevo conocimiento, al poner un gran énfasis en los artículos en revistas indexadas internacionalmente en bases de datos tales como ISI y SCOPUS. La tipología de la Universidad Central se diferencia claramente de este enfoque, para poder darle un gran reconocimiento a las publicaciones relacionadas con los aspectos pedagógicos y de docencia tanto en pregrado como en posgrado; igual reconocimiento se le otorga a los productos relacionados con la extensión y la proyección en la sociedad.

4. ¿Los productos académicos institucionales pueden ser reconocidos como el producto académico de un profesor?

Los productos académicos que se derivan de las actividades de gestión académico-administrativa son diferentes de los productos académicos de un docente o de un investigador, ya sean productos de investigación o productos relacionados con la docencia en un campo del conocimiento. La Universidad reconoce la importancia de los primeros, como parte del segundo factor de los cinco que definen la Carrera Docente. Esto se analizó ampliamente en la pregunta 2. Como se destacó en dicha sección, en este segundo factor se pueden registrar los documentos o productos académicos corporativos que el docente ayuda a preparar en el desempeño de actividades de gestión académico-administrativa, tales como proyectos pedagógicos de programas de pregrado y posgrado, planes de estudio de dichos programas para fines de su registro calificado, informes de autoevaluación con fines de la acreditación de los programas y otros informes que surjan en el desarrollo de estas actividades. En el contexto del segundo factor, la Universidad le da un gran reconocimiento y valor a estos productos, y los toma en consideración para el ingreso, permanencia y ascenso en la Carrera Docente. Pero estos son productos académicos de naturaleza institucional, aun en los casos en los que ellos hayan sido preparados por un solo profesor.

El tercer factor que define la Carrera Docente se refiere a los productos intelectuales o académicos que forman parte de la producción científica o académica de un profesor, y que se pueden publicar bajo el nombre de esta persona. Aquí hay inclusive aspectos de propiedad intelectual de por medio. Por esta razón, los productos académicos que se derivan de las actividades de gestión académico-administrativa no se pueden asimilar a los productos académicos de los docentes e investigadores; estos últimos sí se publican bajo el nombre individual de la persona involucrada. Inclusive el profesor los puede publicar donde él quiera y cuando él quiera; esto es uno de los principios más sagrados de la propiedad intelectual. Los productos institucionales, por el contrario, los puede publicar solamente la Universidad, sin solicitar ninguna autorización al o a los profesores que participaron en su preparación. La propiedad intelectual del documento es exclusivamente de la Universidad.

Hay una segunda razón por la cual los productos institucionales no se pueden incluir entre los productos académicos de los profesores de la Universidad. Como ya se explicó en la pregunta 3, la tipología de productos intelectuales o académicos de los docentes no reconoce productos de la llamada “literatura gris”. Por tal razón, exige que los libros tengan un ISBN y una editorial que los publica (puede ser de la propia Universidad). Así mismo, los artículos requieren su publicación en revistas formalmente reconocidas como tales, y que por lo tanto tengan un ISSN. Los documentos institucionales de la Universidad no satisfacen estos criterios. El objetivo y el uso de ellos son muy diferentes. Aquí el tema de fondo que puede surgir es la pregunta sobre si se debe, o no, incluir literatura gris en la tipología de productos de la Universidad.

En forma complementaria a lo anterior, la Universidad tiene una política importante de incentivar a los docentes para que hagan publicaciones (artículos o libros) basados en la experiencia y en el trabajo que desarrollaron en la preparación de un proyecto pedagógico, o en la preparación de la evaluación (autoevaluación) de un programa académico. Un docente sí puede válidamente tener publicaciones propias basadas en estas experiencias académicas, que son de su autoría. El docente puede claramente preparar artículos para publicar en revistas o como libros o capítulos de libros, en los cuales él puede desarrollar un análisis a partir de estas experiencias. Inclusive puede utilizar en sus publicaciones parte del material que se haya preparado en esta actividad de gestión académico-administrativa, siempre y cuando en su publicación le añada un valor agregado con base en su análisis. Por lo tanto, a partir del trabajo realizado para la preparación de un producto académico de naturaleza corporativa, el profesor sí puede válidamente sacar una publicación académica suya sobre el tema. En este caso, dicha publicación desarrollada por el profesor y publicada bajo su nombre sí se reconoce como un producto intelectual o académico del docente (Factor 3). De esta forma, los docentes pueden aprovechar el trabajo que desarrollan en la preparación de documentos institucionales para desarrollar sus propias publicaciones sobre estos temas.

5. ¿Cuál es el nivel de competencia en inglés o en cualquier otra lengua extranjera que se requiere para ingresar a la Carrera Docente?

En relación con esta pregunta hay que distinguir dos aspectos. En primer lugar, el nivel de competencia en inglés o en una segunda lengua que se plantea en el Reglamento Docente (artículo 22) y en las políticas de la Universidad. En segundo lugar, cuál es el requisito que se está aplicando y se aplicará en el periodo 2014-2016 para ingresar a la Carrera Docente. Los dos son diferentes. El primer aspecto lo analizamos en esta pregunta; el segundo aspecto se analiza en la siguiente pregunta.

En relación con el primero, la Carrera Docente plantea que “Todo instructor o profesor deberá demostrar el nivel de competencia en una segunda lengua establecido para la categoría de la carrera docente a la que aspire a ingresar” (artículo 22). Hasta ahora no se ha establecido una escala diferencial por categoría, lo cual es un posible paso a dar en el futuro próximo. En este momento se tiene solamente el referente general del nivel de competencia deseable para un profesor universitario, definido tanto por la política nacional en esta materia como por la política de la Universidad Central. Respecto a la política nacional, esta última se define en el Programa Nacional de Bilingüismo 2014-2019, en el cual se plantea (en la p. 6) que la meta es que los estudiantes y profesores alcancen el nivel B2 en inglés o en la lengua que hayan seleccionado. En términos de la política de la Universidad Central es importante destacar que el PEI, en su política 1.12 Fomento de un alto nivel de suficiencia en una segunda lengua en estudiantes y docentes, plantea como objetivos: “Evaluar el nivel de suficiencia de los estudiantes y docentes para proponer acciones de mejoramiento”, e “Incorporar en los programas académicos de pregrado y posgrado referencias del campo de conocimiento y cátedras en idioma inglés”.

En correspondencia con estos objetivos adoptados en el PEI, cabe recordar que la Universidad estableció como requisito de grado para sus estudiantes la certificación de dominio de segunda lengua equivalente al nivel B1 según el Marco Común Europeo de Referencia para las Lenguas (Circular 56 de 2014 de la Vicerrectoría Académica) y, como resulta obvio, la exigencia para los docentes no puede ser inferior a la que se tiene para los estudiantes en este sentido, por lo que el nivel de exigencia para nuestros profesores es el B2.

6. ¿Cuándo entra a aplicarse este requerimiento de nivel de competencia en segunda lengua? ¿Cuál es el nivel de competencia que se va a requerir en 2015 y 2016?

Para complementar lo planteado en la pregunta anterior, pasemos al punto más importante, que se refiere al nivel de competencia en inglés o en una segunda lengua que se requiere para ingresar a la Carrera Docente en el periodo 2014-2016.

En el caso de la contratación de un profesor nuevo sí se aplica la normatividad actual del Reglamento Docente y, en este sentido, la exigencia del nivel B2.

Pero para los 372 profesores de tiempo completo y de medio tiempo que actualmente constituyen la comunidad académica de la Universidad Central, el Consejo Superior recientemente aprobó un régimen de incorporación (Acuerdo 17 de 2014) que les permite ingresar en la Carrera Docente sin ningún requerimiento de lengua extranjera. Es decir, en el caso de la comunidad académica de la Universidad, el nivel de inglés que se requiere para ingresar a la Carrera Docente es cero (0). No se exige ni siquiera el A1, que es el nivel más elemental de inglés o de cualquier lengua extranjera. Aquí vemos una de las grandes ventajas del régimen de incorporación que aprobó el Consejo Superior: le da dos años a los profesores de la Universidad Central para mejorar su nivel de conocimiento de una segunda lengua, lo que les permitirá cumplir con este requisito. Como veremos en otro punto (véase pregunta 8, literal d), la Universidad Central está terminando de diseñar un Programa de Capacitación en Inglés de mayor nivel al que se ha dado en el pasado, y que le permita al profesor adquirir las competencias necesarias.

La razón por la cual se aplicaron los test de inglés o de segunda lengua en los últimos tres meses responde a dos objetivos. En primer lugar, uno de los requisitos o indicadores que la Universidad debe cumplir para fines de la acreditación institucional es que el Departamento de Recursos Humanos debe contar con dicha información; el no tenerla era una debilidad que debíamos corregir como parte del proceso de preparación para la acreditación institucional. En segundo lugar, esta información es indispensable para diseñar un programa de capacitación que responda a las características y necesidades de la comunidad académica de la Universidad Central. Por ejemplo, con base en esta información, cada profesor sabe cuál es el nivel de su conocimiento actual y, por lo tanto, qué tipos de cursos son los que debe tomar. Próximamente la Vicerrectoría Académica convocará reuniones con los profesores, directores y coordinadores de los programas de pregrado y posgrado para dar a conocer el portafolio de servicios del Departamento de Lenguas, para que toda la comunidad académica se pueda beneficiar de dichos servicios y programas.

7. ¿Se han cambiado las reglas del juego en lo referente al requerimiento de competencia en una segunda lengua?

Como se mencionó en la respuesta a la pregunta anterior, mediante el Acuerdo 17 de 2014 del Consejo Superior se adoptó un régimen de incorporación a la Carrera Docente para los profesores vinculados actualmente a la Universidad; con este régimen se pospuso para ellos la exigencia de los requisitos estipulados en el Reglamento Docente hasta enero de 2017, en consideración a aquellos docentes que actualmente no están en condiciones de satisfacer dichos requisitos y como un reconocimiento al importante papel que ellos han desempeñado en la consolidación de nuestra comunidad académica. No obstante, es claro que no se han cambiado las reglas del juego con relación a este factor, ni a ningún otro factor de la Carrera Docente.

Así mismo, el nivel de conocimiento que se requiere de una lengua extranjera es un tema que se ha venido discutiendo hace más de dos años tanto a nivel nacional (en términos de la política nacional), como a nivel de la Universidad en el proceso de desarrollar y adoptar la actualización del PEI a 2013. En este último se plantea la política Fomento de un alto nivel de suficiencia en una segunda lengua en estudiantes y docentes, que es ampliamente conocida. Es con base en ella que se ha adoptado en la Universidad el mismo nivel planteado en la política nacional.

Adicionalmente, este nivel de requerimiento no se aplicará hasta enero del 2017, precisamente para darles más tiempo a los profesores de la Universidad Central para mejorar su nivel de conocimiento de una segunda lengua. En el caso de los nuevos profesores que se contraten, sí se aplican los criterios y requerimientos del Reglamento Docente desde ahora.

8. ¿De qué otras formas se apoya el desarrollo profesoral y el bienestar de la comunidad académica?

La Universidad Central le asigna una alta prioridad al fortalecimiento del cuerpo profesoral, como uno de los pilares esenciales de la comunidad universitaria. El Reglamento Docente y la Carrera Docente en él contemplada están claramente orientados a este objetivo, y a estimular la calidad académica y el compromiso institucional de los instructores y profesores en el ejercicio de la actividad docente, la investigación y la extensión. Son los docentes quienes con su liderazgo permean y dinamizan muchas de las acciones de los miembros de la comunidad. En tanto líderes y dinamizadores del Proyecto Educativo Institucional y del desarrollo académico, los profesores son determinantes para la ejecución articulada de las funciones misionales de formación, investigación, innovación, creación artística e interacción social.

Pero la Carrera Docente es solamente uno de los instrumentos por medio de los cuales se busca este objetivo. Es importante comprender que la Carrera Docente forma parte de una política mucho más amplia que aborda este tema desde varios puntos de vista. El capítulo 3 del Plan de Desarrollo Institucional 2015-2020, el cual se presentó a la comunidad académica de la Universidad en la Jornada de Reinducción Institucional en el Teatro de Bogotá el lunes 10 de noviembre de 2014, plantea el desarrollo de una política integrada orientada al fortalecimiento y desarrollo del cuerpo profesoral, incluyendo en esta política el mejoramiento del bienestar de esta comunidad académica y el reconocimiento a la importancia de la función que desarrolla. Esta política se está llevando a cabo por medio de un Plan de Acción constituido por las siguientes nueve actividades:

(a)     Implementación de la Carrera Docente, tal como se ha descrito en los puntos anteriores;

(b)     mejoramiento de la forma de contratación de los docentes para incentivar la formación de una comunidad académica dinámica y activa (este es un tema totalmente diferente al anterior);

(c)     apoyo a la formación de profesores en el nivel de posgrado, sobre todo maestría y doctorado;

(d)     programa de desarrollo profesoral, incluyendo las diversas competencias que los profesores requieren para participar y ascender en la Carrera Docente, como es el caso del desarrollo de competencias en una segunda lengua, fortalecimiento de sus competencias pedagógicas para poder implementar el PEI, actualización permanente en su disciplina por medio de educación continua y otras actividades relacionadas con el desarrollo profesoral;

(e)     apoyo a profesores que terminan su doctorado para que puedan hacer investigación (forma parte de la política de investigación);

(f)      incentivos académicos a los profesores;

(g)     aspectos relacionados con el bienestar institucional, incluyendo muy específicamente el bienestar de los profesores (v. gr. salas de reuniones, actividades culturales, participación en actividades de desarrollo de la comunidad académica, etc.);

(h)     desarrollo de espacios de diálogo con los profesores para facilitar la comunicación social en la Universidad; y

(i)      abrir espacios para que profesores con diversos proyectos de vida académica puedan verse reflejados en la Universidad y en su Proyecto Educativo Institucional (esto incluye tanto proyectos de vida vinculados más a la docencia, como proyectos de vida que integran la investigación como un aspecto medular).

Como se puede ver, es importante comprender que la Carrera Docente es solamente un componente de una política mucho más amplia e integrada, orientada a abordar muy diversos aspectos del fortalecimiento del cuerpo profesoral de la Universidad Central, precisamente como reconocimiento del papel importante del cuerpo profesoral y de los docentes que ayudaron a construir la Universidad en las últimos décadas. Estos otros componentes de dicha política complementan y fortalecen dimensiones específicas de la Carrera Docente y del bienestar del cuerpo profesoral. Próximamente circulará de manera amplia la primera versión del Plan de Desarrollo Institucional 2015-2020. Pero el Plan de Acción esbozado en los puntos anteriores ya se ha presentado en el Comité de Decanos, en el Consejo Académico y en el Consejo Superior, habiendo sido avalado por todas estas instancias. Igualmente, se presentó a la comunidad académica de la Universidad en la Jornada de Reinducción Institucional del lunes 10 de noviembre.

9. ¿Cómo se manejará el caso de los profesores de la Universidad Central que están y han estado vinculados a esta Universidad durante varios años, pero que al final del “período de transición”, en diciembre del 2016, no han podido satisfacer los requerimientos de la Carrera Docente?

El objetivo del régimen de incorporación que el Consejo Superior adoptó el jueves 30 de octubre (Acuerdo 17 del 2014) es el de facilitar el ingreso de todos los profesores actualmente vinculados a la Institución a la Carrera Docente, y darles más tiempo (dos años) para que cumplan con los requerimientos previstos en el Reglamento Docente para cada categoría profesoral. Pero adicionalmente, este régimen contempla cómo se manejarán los casos de aquellos docentes que, al final del período de transición, no hayan podido satisfacer uno o más requisitos, ya sea por el nivel de formación, el nivel de dominio de una segunda lengua, la experiencia académica y profesional o la producción académica que su categoría requiere. Esta fase de transición se orientará con base en cuatro consideraciones:

(a) En este primer paso que se está dando en la transición entre el 2014 y el 2015, los docentes de TC y MT se integrarán en las cuatro primeras categorías de la Carrera Docente, con base en el nivel salarial que tendrán al incorporase a la Universidad en enero del 2015. Este paso se puede dar, ya que los salarios tendrán el mismo nivel que hubieran tenido en el actual contexto contractual. Por lo tanto, el incremento en el costo de la nómina será mínimo, haciendo financieramente viable y sostenible este paso.

(b) Se buscará que la mayor parte de los profesores puedan mejorar sus conocimientos y competencias en los próximos dos años o antes, con el fin de poder satisfacer los requerimientos de la categoría donde están quedando tentativamente ubicados. Los profesores que sí cumplan con los requisitos de la Carrera seguirán incorporados a su respectiva categoría.

(c) El Reglamento Docente prevé que el Consejo Superior establecerá cupos que definirán el número de profesores que pueden ingresar en cada una de las cinco categorías profesorales. No obstante, en este momento inicial, todos los profesores tendrán la posibilidad de ingresar a la Carrera Docente, utilizando su salario de enero del 2015 como punto de referencia para identificar dónde puede quedar ubicado en este escalafón. En el transcurso de este período de transición, posiblemente en el segundo semestre del 2015 o en el primer semestre del 2016, el Consejo Superior podrá establecer tales cupos por categoría de Docente. Al hacerlo, tomará en consideración aspectos de disponibilidad presupuestal de la Universidad, así como la dinámica de desarrollo de la propia comunidad académica de la Institución.

(d) Los docentes que al finalizar el período de transición de dos años en diciembre del 2016 no hayan podido satisfacer los requerimientos de su respectiva categoría profesoral se desvincularán de la Carrera Docente. Esto no quiere decir que su vinculación con la Universidad Central se terminará. De acuerdo con la naturaleza contractual, si el docente cumple con sus obligaciones y desarrolla a cabalidad su plan docente y sus funciones dentro de la unidad académica a la cual pertenece, podrá continuar trabajando con la Universidad a pesar de no estar incorporado a la Carrera Docente. Esta es una forma de reconocer el papel que este docente ha cumplido en el desarrollo de la Universidad. Este no será el caso de los profesores que se contraten a partir de la fecha, ya que los nuevos profesores deben cumplir desde el inicio con la totalidad de los requerimientos de la Carrera Docente. Como se destaca en el párrafo (b), la meta que se ha trazado la Universidad es que la mayor parte de los docentes puedan cumplir con estos requisitos.

10. Al ingresar un profesor a una categoría profesoral en enero del 2015, ¿queda este docente limitado a dicha categoría, a pesar de que en el futuro próximo pueda satisfacer los requisitos de una categoría superior?

La incorporación de los profesores a la Carrera Docente que se realizará en enero del 2015 se hará a una u otra categoría profesoral, con base en el salario que estará devengando en ese momento. Esto no quiere decir que su potencial de ascenso en la Carrera Docente se verá limitado a dicha categoría profesoral. El profesor podrá ascender en esta carrera en la medida en que vaya cumpliendo con los requisitos de categorías superiores y que existan cupos disponibles. Como es ampliamente conocido, la posibilidad de ingresar en cada categoría profesoral dependerá de la disponibilidad presupuestal de la Universidad en ese momento. El Consejo Superior establecerá los cupos de acuerdo con lo indicado en el Reglamento Docente.

Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.